Haz tu pedido antes del lunes a las 9am y recíbelo el miércoles entre 1-6pm Haz tu pedido antes del lunes a las 9am y recíbelo el miércoles entre 1-6pm

Orgánico vs. Convencional

Orgánico vs. Convencional

ORGANICO VS. CONVENCIONAL

¿Sabías que según USAID, Guatemala es una de las naciones más diversas ecológicamente en el planeta, con 14 diferentes eco-regiones y una diversidad biológica y cultural increíble? Guatemala también tiene el área forestada más grande de Mesoamérica y el segundo bosque contiguo más grande de las Américas después de el Amazonas.


Están áreas se encuentran amenazadas, sin embargo, por pérdida de hábitat, deforestación, sobreexplotación de recursos naturales y contaminación ambiental. Además de estas amenazas, y según el Indice de Riesgo Climático Global 2015, Guatemala es uno de los 10 países más afectados por climas extremos a nivel global a raíz del cambio climático.


Estas amenazas son causadas en gran parte por la producción agrícola y pecuaria convencional. De hecho, se estima que un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen del sector agrícola primordialmente por el cambio de uso de terreno y la deforestación. Las prácticas agrícolas convencionales también contaminan nuestros recursos naturales y causan la pérdida de nuestra biodiversidad.


Uno pensaría que la proliferación de este tipo de agricultura, aunque devastador ecológicamente, por lo menos contribuiría a nuestra nutrición, pero de hecho, según un estudio realizado por la Universidad de Newcastle, “los cultivos producidos de manera convencional contienen entre un 18% y un 69% menos de antioxidantes, tienen cuatro veces más probabilidades de contener residuos de pesticidas y tienen, en promedio, un 48% más concentraciones de metales pesados ​​(incluido el cadmio) que los cultivos producidos orgánicamente.” Además, los productores que trabajan en estas granjas tienden a recibir un salario inferior al salario mínimo y, a menudo, están expuestos a condiciones laborales duras e incluso peligrosas.


Muchos dirán que es más eficiente producir alimentos utilizando técnicas de cultivo convencionales. Que los rendimientos son más altos porque es más fácil automatizar las granjas que cultivan monocultivos cuando, de hecho, la “Prueba de Sistemas Agrícolas” del Instituto Rodale, "ha demostrado que después de una disminución inicial durante la transición de tres años, los rendimientos en las parcelas orgánicas han coincidido o excedió los rendimientos de los cultivos convencionales y se desempeñó incluso mejor durante los años de sequía. Rodale dice que, “el ensayo también ha demostrado que la agricultura orgánica utiliza menos energía, produce menos gases de efecto invernadero y mejora la salud del suelo en lugar de agotarlo."


Además, según un estudio francés pagado por fondos públicos y gubernamentales, "aquellos que comieron más productos orgánicos, lácteos, carne y otros productos tuvieron un 25 por ciento menos de diagnósticos de cáncer en general, especialmente linfoma y cáncer de mama ... Incluso después de ajustar por cosas como actividad física, fumar, consumo de alcohol, antecedentes familiares de cáncer y peso ... los consumidores más frecuentes de alimentos orgánicos tenían 76 por ciento menos linfomas, con 86 por ciento menos linfomas no Hodgkin y una reducción del 34 por ciento en los cánceres de mama que se desarrollan después de la menopausia."


Entonces, si la agricultura convencional está invadiendo nuestros bosques, creando pérdida de hábitat, contaminando nuestras fuentes fluviales, emitiendo grandes cantidades de emisiones de gases de efecto invernadero, exponiendo a los agricultores a productos químicos nocivos e impactando negativamente nuestra salud, ¿POR QUÉ los agricultores continúan cultivando alimentos utilizando estos métodos y POR QUÉ nosotros como consumidores continuamos comprándolos?


La respuesta más fácil es la conveniencia. Si bien la demanda de cultivos producidos orgánicamente está aumentando a nivel mundial, los grandes minoristas, como los supermercados, han tardado en incorporar estas líneas de productos en sus ofertas principales. Esto deja a los consumidores buscando opciones más saludables a tener que ir a tiendas más pequeñas, si es que existen, para poder conseguir sus artículos especiales.


Por esto empezamos La Botica Verde. Queremos apoyar a las personas que están buscando vivir un estilo de vida más consciente a que lo puedan hacer fácilmente y así cuidar de tu salud y de la salud del planeta.

Commentarios en este post (0)

Déjanos un comentario